Los 7 bulos más extendidos sobre el asma

Connected media – Associated media

Son muchas las falsas creencias que todavía existen en torno al asma, sus causas, los tratamientos y el diagnóstico. Esto supone un gran obstáculo para las personas que padecen esta enfermedad, ya que les resulta más complicado conocer la forma adecuada de mantener bajo control los síntomas.

El doctor Luis Manuel Entrenas Costa, jefe de Neumología del Hospital Quirónsalud Córdoba, insiste en que es importante prestar más atención a esta enfermedad, y escapar de «creencias equivocadas que no benefician a los pacientes».

Te ayudamos a derribar los 7 falsos bulos más populares sobre esta enfermedad crónica. ¿Has escuchado alguno de ellos?

1. El asma solo afecta a niños, ¿qué hay de cierto?

Una de las creencias más populares apunta que el asma se cura con la edad debido a que es una enfermedad de la infancia. Pero es totalmente erróneo. De hecho, el especialista subraya que «hay que evitar estas ideas, pues la realidad es que el asma puede aparecer a cualquier edad«.

2. Los asmáticos pueden practicar deporte, ¿sí o no?

¡Sí! Lamentablemente, está muy extendida la falsa idea de que las personas con esta enfermedad deben llevar vidas sedentarias para evitar las crisis asmáticas. Sin embargo, el especialista nos señala que, no solo pueden hacer ejercicio, sino que incluso pueden practicar deportes de alto nivel, cuando la enfermedad está bien controlada con los tratamientos prescritos.

3. El asma se contagia, ¿verdad o mentira?

¡Mentira! Al respecto, el doctor nos explica que «no es una enfermedad infecciosa, sí que es cierto que las infecciones respiratorias virales como el resfriado y la gripe pueden provocar ataques de asma«. Estas últimas sí pueden resultar contagiosas.

Además, el asma es una enfermedad inflamatoria de las vías aéreas que provoca obstrucción bronquial, causando los siguientes efectos secundarios:

  • Pitos
  • Tos
  • Falta de aire
  • Problemas para respirar
  • Otros síntomas frecuentes no respiratorios pueden ser rinitis o rinosinusitis, que afectan a la nariz, y dermatitis en la piel, sobre todo en personas que asocian procesos alérgicos o inflamatorios

Por otro lado, para diferenciarla de otras enfermedades, el doctor hace hincapié en que, «en general, el asmático ya conoce los síntomas de su enfermedad, donde no es frecuente tener fiebre o dolor de cabeza, y suelen mejorar con el uso de medicación broncodilatadora o de rescate«.

4. El control del asma necesita demasiados corticoides

¡No! La mayoría de los casos se pueden controlar con dosis bajas de corticoides inhalados. El doctor añade que es fácilmente controlable con medicación, habitualmente administrada por vía inhalatoria. Esto, además, disminuye las probabilidades de padecer una crisis de asma.

Cabe añadir que existen casos graves cuyos síntomas repercuten en la rutina y el sueño, necesitan dosis elevadas de medicación y tienen ataques de asma frecuentes que, en ocasiones, pueden requerir acudir al hospital y corticoides sistémicos.

5. ¿Es necesario diagnosticar el asma o no?

. Al respecto, el neumólogo nos indica que «la realización de pruebas específicas es fundamental para certificar el diagnóstico de asma, ya que de cada 3 pacientes con síntomas que pueden atribuirse a esta enfermedad, uno no la tiene, por lo que es muy importante realizar espirometrías con pruebas broncodilatadoras para aseverar el diagnóstico o descartarlo».

6. ¿Se puede prevenir?

No, es una enfermedad multifactorial en la que están involucrados desde factores personales como la genética, hasta el entorno como los alérgenos. Pero, siguiendo el tratamiento médico prescrito, se puede mantener bajo control y evitar las crisis de asma.

Sin embargo, se calcula que más de la mitad de los pacientes no tienen la enfermedad controlada. La principal razón de ello es que, al notar mejorías en los síntomas, deciden interrumpir el tratamiento médico. Tras días o semanas sin tomar la medicación, se reactiva el proceso inflamatorio que estaba controlado y se producen de nuevo los efectos del asma, lo que provoca que sea necesario utilizar el tratamiento de rescate con más frecuencia.

En general, se prescribe un tratamiento de rescate para los ataques de asma puntuales, y otro de mantenimiento para tomar a diario y controlar el asma, aunque no se tengan síntomas.

7. Nuevos medicamentos para el asma, ¿qué se conoce?

El doctor nos habla de la medicación con biológicos, que es una de las novedades para tratar los casos más graves. En concreto, se trata de fármacos que bloquean las señales biológicas entre las células que producen la inflamación en el asma, logrando prevenir las crisis y los ingresos hospitalarios, y consiguiendo un mejor control. En la actualidad, están disponibles 5 biológicos para varios perfiles de pacientes.

Linked media – Related media

You may also like...